News ODN
 
  • Martes, 22 Agosto 2017
  • María Reina

Anuario

Recursos

¡Ay! Si supieseis, mis queridas hijas, cuánto cuesta a Dios una sola alma, estaríais orgullosas de ofrecer todos vuestros trabajos, vuestros talentos, vuestras mismas vidas por este divino empleo
J. de LESTONNAC